¿Cuál es la mejor rutina facial para potenciar la belleza de tu piel?

Una rutina facial potenciará la belleza de tu piel y evitará que los agentes externos la envejezcan y quiten su brillo natural. ¿Utilizás una rutina facial cotidiana? En esta nota te contamos más sobre su importancia.


¿Qué es una rutina facial?
Si alguna vez te preguntaste cuáles son los pasos imprescindibles para lograr una belleza facial de revista, llegaste a la nota perfecta porque vamos a hablar de algo que está en boca de todos: la rutina facial.

Esta práctica hace referencia a una serie de pasos que son necesarios de realizar ni bien arranca tu día y antes de acostarte por las noches. Si bien es cierto que existen diferencias entre el día y la noche, éstas se enfocan en la amplia diversidad de productos que podemos utilizar en cada caso.

¿En qué consiste la rutina facial? Básicamente ayuda a cuidar la piel, limpiándola, hidratándola y protegiéndola de factores externos como el sol y de factores internos como, por ejemplo, la falta de elasticidad que es consecuencia del envejecimiento natural de las células de la piel.

En definitiva, ¡la rutina implica orden! y existe un orden específico que debemos seguir para que la rutina facial sea eficaz. Es que, si se saltean o aplican algunas texturas antes que otras, se corre el riesgo de que no penetren adecuadamente los principios activos. ¿El resultado? Una rutina facial que no beneficia nuestra piel.


Paso a paso de una rutina facial adecuada:
No lo olvides, para una rutina facial correcta debes seguir los pasos predeterminados ya que, en este caso, el orden de los productos sí altera el resultado final. A continuación te la mostramos:

LIMPIEZA:  El primer paso consiste en quitar de tu piel todo el maquillaje, restos de sebo e impurezas que están adheridas al cutis y que no solemos ver. Aquí podés utilizar agua micelar, geles, aceites limpiadores, leches de limpieza y enjuagar o retirar el excedente con pads limpiadores.
TÓNICO: El segundo paso será aplicar un tónico facial cuya consistencia es similar al agua y tiene diferentes cualidades dependiendo del principio activo que contenga. De esta manera, puede cumplir la función de cerrar los poros, iluminar el rostro, preparar la piel para recibir los siguientes productos, equilibrar el ph y mucho más. 
CONTORNO DE OJOS. Si bien no es un paso exclusivo de rutina facial, cada vez más mujeres aprovechamos este producto para minimizar ojeras y adquirir una mirada luminosa. Debido a sus grandes resultados, los expertos recomiendan utilizar este producto. 
SÉRUM:  El cuarto paso consiste en aplicar por todo el rostro un sérum cuya composición es un concentrado de diferentes principios activos que penetran profundamente en la piel y tiene la característica especial de ser ligero y de rápida absorción. 
CREMA: La crema sellará el serum y aumentará la protección de la piel, además de nutrirla con diferentes cualidades de acuerdo a su composición: reafirmarla, hidratarla, aumentar el brillo, minimizar arrugas, etcétera.
PROTECTOR SOLAR: Durante la rutina facial de día, uno de los productos imprescindibles es el protector solar y su reposición cada 3 horas. Se ha demostrado que una adecuada protección solar potencia la rutina facial, evitando las arrugas y el envejecimiento prematuro de la piel.

Existe un paso que no lo incluimos en la rutina pero que se vuelve esencial para que la misma adquiera eficacia: Se trata de la exfoliación. 

Esta práctica debe ser realizada una vez a la semana (a veces 2, dependiendo del tipo de piel) y su objetivo es quitar en profundidad las células muertas e impurezas de la piel, preprándola para una mayor absorción de principios activos.


La rutina facial y los diferentes tipos de piel
Cada piel es un mundo, por eso existe una rutina facial para cada tipo de piel y productos idóneos para suplir diferentes necesidades cutáneas. Siempre es recomendable que se consulte a un dermatólogo especialista para evaluar las mejores opciones y cuidados, además de descartar alergias y respuestas negativas a determinados componentes.

En general, los especialistas y expertos en belleza aconsejan los siguientes tips para lucir un rostro luminoso y cuidarlo de los agentes externos. Seguí tu rutina facial de acuerdo a tu tipo de piel:


Piel Grasa

  • Son rostros que tienden a concentrar mayor sebo, propensos al acné y a las manchas. Los pasos adecuados son:
  • Doble limpieza facial 1 vez al día: consiste en utilizar dos tipos de productos juntos para limpiar el rostro de manera profunda.
  • Limpieza facial habitual por la noche.
  • Hidratación con productos fluidos, antigrasos y de rápida absorción que posean activos que regulen el sebo, disminuyan los poros abiertos y los granitos.
  • Exfoliación 2 veces por semana, dependiendo del nivel de grasitud de la piel. 
  • ¡Protección solar siempre! Seleccionar aquellos que sean adecuados para pieles grasas.


Piel Seca

  • Se trata de pieles con tendencia a la sequedad, con lo cual la hidratación es clave. Los pasos y tips a contemplar son:
  • Limpieza diaria y nocturna.
  • Tónico hidratante.
  • Sérum y cremas que prioricen la humectación e hidratación para mantener la piel siempre activa y luminosa. Podés seleccionar opciones con formulación cremosa para disminuir la sequedad de tu rostro.
  • ¡Protección solar siempre!


Piel Mixta
En este tipo de pieles existe una conjunción de sequedad y grasitud que puede variar con las estaciones del año o mantenerse siempre de determinada manera. En general la grasitud se concentra en la zona T del rostro y el resto suele ser seco. Los cuidados son:

  • Limpieza diaria y nocturna con agua micelar y tónicos fluidos en la zona T o productos especialmente indicados para pieles mixtas.
  • Hidratación profunda en mejillas y sérum fluido en la zona T.
  • Exfoliación semanal para seboregularizar las zonas grasas. También podemos incorporar mascarillas de arcilla en la zona T.

En Leloir Beauty Store contamos con una amplia gama de productos para todo tipo de pieles ¡Comenzá ahora tu rutina facial ideal! Descubrí nuestra tienda.