10 tips que debes probar cuando el acné no desaparece

¿Alguna vez tuviste brotes grandes, rojos y dolorosos?

Estos brotes pueden afectar tanto a hombres como a mujeres desde los 8 años hasta los 50 años. La cara es el área más propensa y  común, pero otras áreas problemáticas pueden incluir el pecho, la espalda, la parte superior de los brazos y los hombros.
 

¿Sentís que  intentas casi todo para deshacerte de tu acné pero aún ves imperfecciones? No te desesperes. Para ver una piel más clara, probablemente solo necesites hacer algunos cambios. Los siguientes consejos dermatológicos pueden ayudarte a comenzar:


1. Espera al menos cuatro semanas para ver resultados.

Utilizar un nuevo producto para el acné por pocos días puede parecer útil, pero ese enfoque puede empeorar el acné. El tratamiento del acné necesita tiempo para funcionar. Usar un producto diferente por pocos días también puede irritar tu piel, causando nuevos brotes.

Si un tratamiento funciona para vos, deberías notar alguna mejoría en cuatro a seis semanas. Puede pasar de dos a tres meses o más para ver  resultados.

Si tengo acné severo, ¿Debo consultar con un dermatólogo?

La respuesta es claramente, si. Un dermatólogo puede crear un plan de tratamiento que te ayudará a limpiar la piel.

 

2. Atacar las diferentes causas del acné.

Si no ves una mejora después de cuatro a seis semanas, agrega un segundo producto para el acné. Este enfoque puede ayudar a atacar las diferentes causas del acné. Las bacterias, los poros obstruidos, el sebo y la inflamación pueden causar acné. Por supuesto, el segundo tratamiento debería atacar una causa diferente de acné.

¿Qué ingredientes activos deben contener estos productos?

El peróxido de benzoilo disminuye la bacteria P. acnes

Los retinoides, como el gel de adapaleno, desobstruyen los poros y reducen la grasa.

El ácido salicílico alivia la inflamación y desobstruyen los poros.

Podes comprar un tratamiento para el acné que contenga cualquiera de estos ingredientes en línea o en una farmacia. No necesitas una receta. Son de venta de libre. No te olvides de darle tiempo a los productos que vayas a probar. Probar demasiados productos puede estresar tu piel y empeorar el acné.

 

3. Seguí las instrucciones, al pie de la letra.

Si bien el uso de un tratamiento para el acné puede parecer bastante sencillo, cuánto lo uses y con qué frecuencia lo uses puede hacer una gran diferencia. Asegurate de seguir las instrucciones. Si un dermatólogo creó su plan de tratamiento, seguí las instrucciones y utiliza todo lo que tu dermatólogo incluyó en el plan de tratamiento. El uso de solo una parte del  mismo, podría ser la razón por la que todavía tenes acné.
 

4. Lavar la cara dos veces al día y después de traspirar.

La piel propensa al acné es sensible. Lavarse más de dos veces al día puede irritar la piel y empeorar el acné. Para obtener mejores resultados, los dermatólogos recomiendan lavarse la cara cuando recién te despertas, al final del día antes de ir a la cama y  en las épocas calurosas cuando la cara suda.
 

5. No frotarse la cara con piel propensa al acné.

Si tu piel se siente grasa o sucia, podes tener la tentación de limpiarla. ¡No lo hagas! Frotar puede irritar la piel propensa al acné, empeorando el acné.
 

6. Selecciona productos para el cuidado de la piel y cosméticos que no causen acné.

Estos productos están etiquetados. Lee las etiquetas, en ellas deberás observar lo siguiente: No obstruirá los poros, no comedogénico, no acnegénico y/o libre de aceite-oil free.

Debido a que algunos de estos productos para el cuidado de la piel aún pueden causar acné en algunas personas, es posible que debas probar diferentes productos antes de encontrar los que no causen brotes.
 

7. Como dice tu tía “Con los deditos ¡NO! “

Apretarte un grano puede parecer la forma más rápida de limpiarlo, pero reventarlo puede empeorar las cosas. Cada vez que tocas o lo haces estallar, puede empeorar el acné.
 

8. Esparcí los productos para el acné en toda la piel propensa al acné, no solo en las imperfecciones.

La aplicación de una capa delgada sobre la piel propensa al acné ayuda a tratar el acné existente y a prevenir nuevos brotes.
 

9. Lavar con frecuencia las fundas de las almohadas, sombreros y otras cosas que estén en contacto con la piel propensa al acné.

Las células muertas de la piel, las bacterias y la suciedad se acumularán en estas superficies, lo que puede obstruir los poros. Si cambias tus sábanas cada semana y su funda de almohada dos o tres veces por semana puede marcar la diferencia.
 

10. Pedí un turno con un dermatólogo.

Si el acné persiste después de probar estos consejos, o si tenes quistes o nódulos de acné (manchas profundas que dejan cicatrices cuando desaparecen), un dermatólogo puede ayudarte. Con los tratamientos actuales para el acné y la experiencia de un dermatólogo, prácticamente todos los casos de acné pueden eliminarse. Un dermatólogo puede adaptar un plan de tratamiento a tus necesidades.

Ahora que sabes cómo podes eliminar el acné, ¿qué cambios vas a hacer?