Colágeno Hidrolizado, el mejor aliado después de los 30

Soplaste las velitas de los 30, y esas primeras marquitas que pediste en los deseos que no se noten, comenzaron a verse. ¡Tranquila, no te desesperes! El colágeno hidrolizado, es nuestro nuevo aliado.

Normalmente a partir de los 30 años, a veces antes o después, debido al paso del tiempo, malos hábitos, factores genéticos o ambientales, exposición al sol o dietas poco saludables, la salud y aspecto de nuestra piel comienzan a deteriorarse, estimulando el proceso natural relacionado con el envejecimiento y el descenso de producción de colágeno.

Es importante distinguir que en las mujeres la falta de colágeno suele aparecer antes que en los hombres, debido a la pérdida hormonal que transitamos con el paso del tiempo.

El colágeno es una proteína en el organismo humano, que se encuentra en la piel, huesos, tejidos blando, cabello, uñas, etc. El déficit de la misma, produce flaccidez, arrugas, pérdida de la elasticidad de la piel, ayuda a controlar el sobrepeso, mejora la recuperación tras el parto, evita la hipercolesterolemia, inflamación y dolor articular, debilidad en los huesos por la reducción de masa osea, y/o aparición de várices.

Dicho todo esto, pongamos manos a la obra y hablemos de nuestro gran aliado: el colágeno hidrolizado. Es un suplemento alimenticio que se prepara principalmente a partir de huesos y de cartílago bovino, y es utilizado para promover la producción de colágeno en el organismo. El colágeno es el protagonista de casi un tercio del contenido proteico total del cuerpo. Ayuda a mantener el cuerpo unido, aporta elasticidad a la piel y ayuda a facilitar el cambio de las células muertas para reducir los signos del envejecimiento.


El colágeno hidrolizado significa que pasa por un proceso donde sus moléculas se encuentran más pequeñas, siendo mucho más fáciles de procesar por el organismo, pudiendo tomarse en forma de suplemento o inclusive encontrarse en muchos productos de belleza y cuidados de la piel.

Se recomienda no sobrepasar la dosis recomendada de 8-10 grs al día. Puede ser consumida junto con una comida, en cualquier horario del día. El mejor tipo de colágeno es el hidrolizado, ya que su absorción a nivel intestinal es mayor. Descansar cada 2-3 meses, un mínimo de un mes. No consumir en caso de hiperuricemia, insuficiencia renal o hepática, fenilcetonuria.

¿Esta contraindicado para los deportistas? El colágeno hidrolizado es un suplemento alimenticio y no tiene contraindicaciones importantes. Se trata, de hecho de una proteína que nuestro organismo produce naturalmente y es la más abundante.

Veamos con qué alimentos podemos maximizar los resultados, éstos son ricos en colágeno y elastina (estas, son dos proteínas de producción natural). Entre los alimentos que poseen elastina están los ricos en Vitamina A (melón, papas o zanahoria), en Zinc, la soja y también las verduras de hoja verde, como las espinacas o la lechuga.

Por otro lado, algunos alimentos que estimulan o promueven la producción de colágeno. Son las frutas rojas (cerezas, frutillas o manzanas) y las ricas en Vitamina C (naranja, ananá, limón, kiwi o mango). También lo contienen la mayoría de verduras (vegetales con vitamina K) y los alimentos con alto contenido de azufre como el apio o el banana, la leche de soja, el queso, la palta y también el té.

Existen algunos grupos de alimentos que contienen directamente colágeno. A continuación, detallaremos las propiedades y la cantidad de esa proteína que te aporta.

Carnes: de pollo, cerdo, buey, pavo y de la vaca salen todo tipo de productos con el mayor contenido en colágeno, mayormente en las patas de los animales citados.

Pescados: sobre todo el atún y el salmón. Poseen menor cantidad, si lo comparamos con las carnes, a pesar de que tanto el atún como el salmón, por ejemplo, mantienen una importante cantidad de colágeno. Además, tiene otros numerosos beneficios ya que también contienen omega-3, que nos da elasticidad en la piel y el pelo.
Huevos: sus membranas tanto internas como externas contienen colágeno, así como la parte de la yema. Junto a otros nutrientes que participan en la formación proteica como la vitamina E o el azufre, al consumir huevos se gana fuerza y elasticidad en la piel.
Lácteos: Si bien tienen más grasas, su alto contenido en colágeno al igual que gran cantidad de otras proteínas suponen un beneficio para la regeneración de la dermis.
Frutas: Ayudan a prevenir la destrucción del colágeno, al mismo tiempo que aportan vitamina C. Frutos rojos como las moras y arándanos, o también ciruelas, uvas, o higos son buenos.
Frutos secos: las almendras, nueces, maní y muchos otros tienen alta proporción de colágeno, además del Omega-3, 6 y 9 para producirlo en tu organismo.
Gelatina: prácticamente el 90% de ella se deriva del colágeno, por lo que es un complemento ideal en tu dieta, también porque apenas tiene calorías.

Con todos estos tips ¿Qué pensas hacer? Leemos tus experiencias..