Cuidados del sol: Consejos para disfrutar el verano sin problemas en la piel

Es importante implementar cuidados del sol durante todo el año. Pero es en verano cuando más estamos expuestos a los rayos UVA y UVB. Tomá nota de consejos expertos para proteger tu piel y vivir un verano saludable.
 

¿Por qué es importante tener en cuenta los cuidados del sol?

Durante años la moda impuso ideas de belleza vinculadas a cuerpos extremadamente bronceados, incitando a las personas a poblar las playas a toda hora y pasar mucho tiempo bajo los rayos del sol sin ningún tipo de protección ni resguardo.

Seguramente, no se tuvo conciencia del efecto nocivo en la piel hasta que aparecieron estudios que relacionaban los daños causados por los rayos ultravioletas con enfermedades y padecimientos como el cáncer de piel.

Para fortuna de todos, hoy los cuidados del sol forman parte de una tendencia a nivel mundial que se replica en la gran mayoría de las personas. Cada vez más individuos toman conciencia de los daños ocasionados por el sol y se informan acerca de la importancia de protegerse.

Aunque sabemos que los rayos solares benefician al organismo en la síntesis de la vitamina D y mejora nuestro ánimo, también es causante de piel seca, quemaduras, lesiones en la retina, fotoenvejecimiento, manchas cutáneas y, lo más serio, diferentes tipos de cáncer en la piel. 


Ahora bien, ¿Por qué es tan dañino el sol? Porque las radiaciones ultravioletas (UV) que emana pueden ingresar a las capas más profundas de la piel, dañando o destruyendo a las células sanas.

Frente a ello, los cuidados del sol desde temprana edad juegan un rol central para evitar enfermedades, quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel y mucho más.

 

Protección solar: cuidarse del sol y disfrutar del verano

El fomento de los cuidados del sol desde la infancia es clave para disfrutar de los días estivales, protegiendo la piel y el organismo. 

Es importante saber que la dermis tiene memoria y acumula, a lo largo de los años, el daño provocado por la exposición solar desde que somos bebés. Si hemos estado expuestos sin protección a las altas temperaturas desde pequeños, se aumenta el riesgo de desarrollar alguna enfermedad cancerígena en la edad adulta.

Por ello, los cuidados del sol desde el nacimiento y hasta los primeros años de vida, deben ser extremos. Incluso, debe evitarse la exposición directa. 

El uso de protectores solares ocupa un rol destacado en el cuidado de los rayos solares ya que son la opción exitosa para disminuir los malos efectos UV. Se trata de preparaciones de uso local compuestas por sustancias que inhiben o absorben las radiaciones. 

Existen protectores solares orgánicos cuya composición absorbe la radiación ultravioleta, convirtiéndola en una ínfima cantidad de calor. También podemos hallar en el mercado protectores solares inorgánicos que, a partir de minerales a base de óxido de zinc y dióxido de titanio, reflejan y dispersan los rayos UV, ofreciendo una protección de amplio espectro.

Un dato interesante a tener en cuenta es que FPS, siglas que significan “factor de protección solar” y que se encuentra impresa en los envases, refiere a la capacidad protectora del producto, indicando la cantidad de tiempo que la piel puede permanecer al sol sin enrojecerse o quemarse.

Por ejemplo, un protector solar con FPS 30 tiene la capacidad de proteger 30 veces más a la persona que se expondrá al sol. Si un individuo con fototipo 1, es decir, rubio de ojos claros que nunca se expone al sol, puede estar sin quemarse unos 10 minutos. Con un FPS 30, resistirá 300 minutos (5 horas) sin padecer quemaduras.

Lo recomendable por los expertos es que se opte por protectores solares altos, que sean de amplio espectro y presenten resistencia al agua. Debe ser colocado de manera uniforme y generosa en todo el cuerpo, al menos 20/30 minutos antes de salir al aire libre. ya que es el tiempo que tarda la piel en absorber el producto.

También es importante renovarlo cada 2 horas o antes si se transpira demasiado, se está en contacto permanente con el agua o se secó el cuerpo con una toalla. Debemos recordar que los menores de 6 meses no deben utilizar protector ni ser expuestos al sol.


Otras recomendaciones de expertos en cuidados del sol

Es importante saber que existen muchos cuidados del sol que podemos aplicar en nuestras vidas, además de usar un protector solar correctamente. 

La radiación ultravioleta se ha convertido en el desencadenante principal de los tipos de cáncer de piel. En nuestro país se le atribuye a la exposición solar, más de la mitad de los casos de melanoma.

La protección debe ser considerada todo el año e intensificarse en verano. Médicos y dermatólogos recomiendan:

  • Evitar la exposición directa entre las 10 y las 16 horas.
  • Utilizar protector solar con indicador de FPS 30 como mínimo. Colocarlo al menos 30 minutos antes de la exposición y renovarlo, como mínimo, cada 2 horas.
  • Utilizar elementos y prendas de protección.
  • Cuidar la piel aunque esté bronceada ya que se trata de un mecanismo de defensa de la epidermis para poder disminuir el daño.
  • Realiza consultas anuales con un dermatólogo para controlar la piel, lunares o lesiones que pueden aparecer con la exposición a los rayos UV.

Recordá que al lograr buenos hábitos de cuidados del sol, combinando todas las recomendaciones y priorizando el uso de un protector solar adecuado para tu tipo de piel, podrás disfrutar del verano de una manera saludable. En Farmacia Leloir contamos con todo lo que necesitás para este verano ¡Cuidate!