Cómo reconocer una piel deshidratada (¡Y repararla!)

¿Qué es una piel deshidratada? ¿Cuáles son los síntomas? En esta nota te contamos los mejores tips y recomendaciones para hidratarla y que luzca increíble. 

¿Qué significa tener una piel deshidratada?
¡La piel habla! y cuando está deshidratada nos da indicios para que tomemos cartas en el asunto y la humectemos al máximo para que luzca radiante y saludable.

Independientemente de si tu piel es seca, mixta o grasa, puede sufrir deshidratación en algún momento del año: el frío, los cambios de temperatura, situaciones estresantes, la contaminación e incluso una rutina de belleza demasiado astringente pueden ser  causas suficientes para que la dermis se deshidrate.

Algunos de los signos más comunes de una piel deshidratada es la pérdida de luminosidad, la aparición de algunas manchas en el rostro, la sensación de tener una piel tirante a lo largo del día, la descamación o aparición de pequeñas grietas.

Es importante comprender que estas pequeñas muestras de falta de humectación pueden aparecer en algún momento del año y ser totalmente normales si rápidamente desaparecen. El problema surge cuando se repiten una y otra vez convirtiéndose en una norma de la epidermis.

Esto ocurre porque concretamente la piel pierde agua y se altera la barrera hidrolipídica que se encarga de evitar el paso de agresiones externas. 

Ahora bien, muchas veces confundimos el tipo de piel seca con la deshidratación. Este es un error muy común que debemos evitar para utilizar los productos adecuados en base al estado de nuestra piel o al tipo/categoría que pertenece.

Entonces: ¿cómo saber si la dermis está deshidratada o seca? La piel deshidratada es un estado temporal que afecta a cualquier tipo de piel. La piel seca es un tipo de dermis como la grasa o mixta. Además, la primera necesita agua, mientras que la segunda requiere de grasas para lucir más saludable.

En definitiva, la piel deshidratada constituye un estado transitorio que puede revertirse al aplicarse componentes activos adecuados que mejoran la retención de agua.


Piel deshidratada: ¿Cómo funciona la normal regulación del agua?
¿Sabías que nuestra piel se autorregula hidricamente? En términos científicos, la sensibilidad de la piel respecto a la humectación es muy grande, por ello de forma natural la piel posee un mecanismo de hiperregulación.

Sabemos que el 70% de la dermis se constituye por agua y casi el 75% se halla en lo profundo de la piel donde el líquido juega un rol central en la resistencia dérmica. 

Su hidratación se produce gracias al agua fija y el agua dinámica que circula, siendo la hiperregulación la que facilita un equilibrio entre ambos componentes acuosos y garantizando la correcta funcionalidad de la piel.

En esta hidrorregulación intervienen moléculas naturales que promueven la hidratación como la urea y el ácido láctico. En cosmética suelen utilizarse sustancias con iguales propiedades para lograr esta función. Un ejemplo claro es la glicerina.

Adiós piel deshidratada: ¡Hola humectación total!
¡Una piel deshidratada necesita cambios! Y lo bueno de tener este problema pasajero es que puede revertirse si seguimos consejos expertos y potenciamos nuestra rutina de cuidados diaria.

Aquí el paso a paso que te permitirá hidratar tu piel:

Diagnóstico. Para erradicar errores comunes respecto a tipo de piel seca o piel deshidratada, lo mejor es acudir a un dermatólogo profesional que evaluará tu dermis y te ayudará a identificar los factores de deshidratación, como los principios activos que necesita para repararse.

Ingerir líquidos. La deshidratación cutánea se asocia a la mala circulación hídrica en las células, por ello hay que garantizar el aporte de agua bebiendo al menos 2 litros diarios, excepto si existe alguna contraindicación médica.

Fomentar un ambiente interior sano. Evitar ciertas sustancias como perfumes, humos, como ambientes sobrecalentados o muy climatizados, ayuda a ralentizar la evaporación hídrica del ambiente.

Rutina facial y corporal adecuada. Es importante contar con una rutina de hidratación cutánea adecuada, evitando el uso de sustancias que pueden ser agresivas para la piel. Las leches, bálsamos y aceites específicamente diseñados para paliar la deshidratación, son ideales. ¡Analizá los ingredientes y asesorate siempre!

pH correcto. No olvides usar productos con Ph adaptado a la piel y que no posean agentes tensoactivos que tienden a potenciar la deshidratación. 

En Leloir Beauty Store tenemos todo lo que necesitás para decirle adiós a tu piel deshidratada. ¡Conocé nuestros productos para hidratar la piel!