¿Puede un serum reemplazar a la crema hidratante si se tiene la piel mixta?

Hace un tiempo hablaba con una amiga de lo tentada que estoy de simplificar mi rutina beauty. Entonces, ella me contó que las asiáticas optan por el layering, es decir, la superposición de sérums. Esto, me ha llevado a plantearme la posibilidad de hidratar mi piel solo con un sérum. Mi piel es mixta deshidratada, SI, se puede tener la piel mixta, grasa e incluso deshidrata. Es verdad que las asiáticas –voces autorizadas para hablar de belleza– siempre terminan el layering con crema hidratante para sellar la acción de los sérums aplicados. Pero como persona que ha llevado desde su adolescencia el uso cotidiano de crema hidratante, mucho antes que un sérum, preferí investigar un poco más sobre el tema.

Aunque la explicación es bastante más larga que una respuesta en forma de monosílabo, la conclusión es: NO, no se debe prescindir de la crema hidratante aunque usemos sérum. No, al menos, si lo que queremos es que nuestra piel esté cuidada y nutrida.

No podemos prescindir nunca de la crema hidratante ya que es la que nutre la piel. Sí podemos combinarla con varios sérum que vayan bien con nuestro tipo de piel. La crema hidratante y el sérum son dos cosas distintas. Los dermatólogos recomiendan solo el uso del sérum, en el caso de una piel joven,  siempre y cuando se combine un serum oil free con otro que evite el acné y puntos negros. Los sérums constituyen un perfecto aliado en nuestra rutina cosmética diaria, sin embargo, en muchos casos no consiguen cubrir todas las necesidades que presenta la piel por lo que no podemos descartar el uso de otro tipo de producto como las cremas de tratamiento, emulsiones nutritivas y, por supuesto, un adecuado protector solar facial.


¿Cómo funciona una crema hidratante?

Una crema hidratante es una loción o crema que contiene emolientes hidratantes de la piel y forma una barrera física para ayudar a la piel a mantenerse hidratada. Los humectantes tienen moléculas más grandes que los sérum, por lo que no penetran en la epidermis o la capa superficial de la piel. Su principal beneficio es que sellan la piel, bloqueando la humedad y los nutrientes.

Los ingredientes más densos y pesados ​​de las cremas hidratantes forman una barrera en la piel diseñada para retener la humedad. Pero también puede bloquear los ingredientes activos en la crema hidratante fuera de la piel, reduciendo su eficacia.
 

¿Qué cremas hidratantes deben usar las pieles grasas?

Tener la piel mixta o grasa no nos exime del uso de crema hidratante. Más bien al contrario. En el caso de pieles grasas también es necesario aplicar una crema hidratante además del sérum, siempre teniendo en cuenta que su acción sea nutritiva, no comedogénica y/o seborrregladora según el caso, prefiriendo siempre aquellas de textura ligera. Las expertas en dermatología insisten en la necesidad de que el correcto funcionamiento de la piel se consigue manteniendo el manto hidrolipídico y para ello es necesario que el componente acuoso y el lipídico (graso) tengan los niveles adecuados. Por tanto, no podemos descartar el uso de crema hidratante, se trata tan solo de elegir una crema ligera para pieles grasas y una con mayor proporción de componentes oleosos para pieles normales o secas.
 

¿Cómo funciona un sérum?

Los serum son productos para el cuidado de la piel, livianos e intensivos formulados para penetrar profundamente, permitiendo que sus ingredientes activos combatan el daño de los radicales libres, la pigmentación de la piel, el envejecimiento, el acné y las cicatrices al suministrar nutrientes y vitaminas directamente a las células de la piel. Los mismos, proporcionan antioxidantes, péptidos, ácido hialurónico y vitamina C que pueden tener efectos drásticos y rápidos en el resplandor de la piel al iluminar, exfoliar e hidratar la piel.

Los sérums están diseñados para reparar la piel a nivel celular y actuar sobre una amplia gama de factores de salud de la piel al mismo tiempo. Si tenes la piel envejecida, dañada, cicatrizada o dañada por el sol, este será tu mejor opción para reducir los impactos visibles en la piel. Actúan mejorando la firmeza, suavidad y luminosidad de la piel, al tiempo que reducen las líneas finas y las arrugas.

Idealmente, podes utilizar un sérum facial para aumentar la efectividad de tu rutina de cuidado de la piel para combatir el envejecimiento y el daño de la piel con más éxito. Si tenés 25 años o más, usar este producto hará una gran diferencia para mejorar tu piel.
 

¿Un sérum puede aportar grasa a la piel?

Otro pensamiento erróneo que existe sobre el sérum, es que los únicos que no nos aportan grasa son los serum oil free. La palabra serum hace referencia a la textura del producto como ocurre en el caso de emulsión o gel, y no a la acción en sí. En general son productos de textura ligera con una alta concentración de activos. Sin embargo, el aporte de grasa o no, depende de la formulación en cada caso.
 

¿Qué tipo de sérum elegir para una piel mixta o grasa?

Independientemente de la acción que tenga –prácticamente hay sérum para cubrir todas las necesidades de nuestra piel, es importante prestar atención a su formulación para elegir el adecuado para una piel grasa. Los de base hidroalcohólica están especialmente indicados para pieles mixtas/grasas, mientras que aquellos que incorporan en su formulación componentes oleosos son los preferidos para pieles normales/secas. Por lo tanto, la clave está en saber elegir (y en no prescindir, NUNCA,  de la crema hidratante). Las personas con piel naturalmente más grasa pueden usar los sérum  debajo de una crema hidratante para ayudar a proteger los niveles de hidratación en la piel normal a seca.

Un consejo para los meses de invierno, es una buena idea usar una crema hidratante sobre el serum para una hidratación adicional, que ayudara a tu piel a lidiar con los cambios de temperatura y los vientos secos.
 

¿Cómo se debe aplicar el sérum y la crema humectante?

La piel húmeda es diez veces más permeable que la piel seca, por lo que te recomendamos que siempre apliques tu sérum dos veces al día, directamente a tu piel después de la limpieza y la tonificación. En la mañana, aplica el serum antes de la crema hidratante o protector solar SPF, y en la noche aplicalo antes de tu crema o crema hidratante nocturna.

Después de la limpieza, el serum debe aplicarse sobre toda la cara, cuello y escote. Presiona suavemente con la punta de los dedos y permití que se absorba en la piel durante unos minutos antes de aplicar una crema hidratante.

Colocá unas gotas de sérum del tamaño de una almendra en la palma de tu mano, y luego con dos dedos masajea bien en la piel. ¡Más sérum, no equivale a más beneficio! Tu piel solo puede absorber una cierta cantidad, cuando está lleno de excelentes activos, no necesita grandes cantidades. Su uso frecuente es mejor que simplemente aplicar más.

Nuestro beautytip que no debes dejar de saber, es que si llevas la crema hidratante a la heladera, la frialdad de la crema cuando se aplica después del sérum, puede estimular la sangre superficial de la piel a través de la contracción capilar, lo que aumenta la penetración de los ingredientes activos del sérum.

Solo recordá, tu piel tiene muchas necesidades, es tan única como vos, y nadie más. Debés concentrarte en una piel sana, felíz y protegida, no en mantenerte al día con las tendencias actuales. Si bien los productos para el cuidado de la piel pueden ser divertidos de explorar, debes asegurarte que tu rutina esté personalizada para satisfacer tus necesidades. ¡Cuando se trata de tu piel, siempre vale la pena dar un paso adicional!