¿Qué es una ampolla de tratamiento facial y que diferencia existe con el sérum?

¿Escuchaste hablar de las ampollas faciales? ¿Sabes lo que son y para qué se utilizan? Estás, tienen una formulación muy concentrada, rica en ingredientes activos. A continuación, te contamos todo acerca de las ampollas para la cara, un complemento ideal para potenciar la belleza y cuidar la piel desde el interior.

Comencemos...

La ampolla de tratamiento facial es un tratamiento intensivo que aporta luminosidad, hidratación y luz al rostro al instante. Pero, ¿a qué se debe ese conocido efecto flash? Las ampollas contienen un 50% más de concentración de sus activos, frente a un 15% que es lo que suelen contener los sérums u otros tratamientos.
 

¿Cuándo y cómo se usan?

Los expertos recomiendan aplicar una ampolla de tratamiento facial mañana y noche, como un método de reparación intensiva y un tratamiento efecto flash. Se utilizan, tras la rutina de limpieza facial y después de aplicar el tónico. Pueden sustituir al sérum, pero nunca a la crema de tratamiento, debido a que no suplen los nutrientes de éstas.

Beautytip: Podes mezclar las ampollas de tratamiento facial con tu base de maquillaje, para alargar su durabilidad y aportar un efecto glow.
 

¿Por qué utilizarlas?

Hace varios años que las firmas de cosmética trabajan los tratamientos intensivos con ampollas faciales monodosis, que actúan de manera profunda e interna en la piel. Normalmente, se utilizan en las cabinas de los centros de estética, realizando un masaje en rostro cuello y escote. Es tan eficaz y sencilla su aplicación, que ahora es muy fácil encontrar estos tratamientos intensivos, para realizar en casa.

A veces, los tratamientos que utilizamos habitualmente como rutina diaria en casa se pueden quedar un poco cortos o flojos para las necesidades de nuestra piel, ya que estas cambian según la edad, el tipo de piel, el clima, la contaminación, las radiaciones solares e incluso las propias hormonas. Por lo general, se nota con los cambios de estación como por ejemplo cuando finaliza el verano, después de habernos expuesto al sol, al salitre del mar, el cloro de las piletas, etc. La piel está más seca, como más tirante e incluso a veces se ve apagada estando bronceadas.

Las ampollas faciales, son una combinación intensiva de ingredientes y principios activos que le aportan a la piel una serie de beneficios extra en función de su composición, y que suelen tener una concentración mucho más alta que las de los sérums de uso diario y los concentrados, ya que se trata de un shock de tratamientos, que aportan ingredientes concretos, pensados para hacer de manera intensiva en unos pocos días.

Normalmente, cuando hablamos de ampollas nos referimos a las que la presentación viene en envases monodosis. Los podemos encontrar en envases para hacer un tratamiento de una semana por ejemplo, pero por lo general son ampollas monodosis, ya que de esta forma, nos garantizan la estabilidad del producto recién abierto en cada aplicación. Se recomienda, utilizarlos enteros de una sola vez para evitar así la oxidación y volatilidad de los principios activos.

Actualmente, se comercializan un gran número de ampollas faciales, con fórmulas específicas para diferentes tipos, problemas y carencias de la piel. Vale la pena conocer un poquito más acerca de estos aliados cosméticos que son un cóctel intensivo de energía y luz para tu rostro, y le darán a tu cutis un toque radiante de vitalidad.
 

¿Cuál es la diferencia entre las ampollas faciales y el sérum?

Ambos productos beneficiaran el cuidado de nuestra piel, pero veamos con atención qué hace especial a cada uno y por qué no pueden faltar en los tratamientos que aplicamos día a día.

Muchas veces dudamos al elegir cuál es el indicado para lo que estamos buscando, por eso es necesario que despejemos ciertas dudas y tengamos en mente la diferencia entre las ampollas faciales y el sérum.
 

¿Juntos o separados?

Ambos pueden penetrar las capas más profundas de la piel, pero en el caso de las ampollas faciales, contienen fórmulas más concentradas y potentes. En cambio, el sérum es un tratamiento con una acción muy específica, que potencia el efecto de las cremas faciales que se aplican luego de él. Y, aunque ambos tienen sus beneficios y pueden potenciar diversas formas de cuidado del rostro, es para necesario destacar que las ampollas en sí tienen una concentración más elevada de activos.
 

¿En qué orden usarlos?

Si optamos por utilizar ambos productos, siempre hay que aplicar primero las ampollas. Igualmente, si observamos que nuestras necesidades, como hidratación, firmeza, luminosidad, ya están cubiertas con ellas, podemos saltearnos la aplicación del sérum. Por otro lado, si solamente decidimos aplicar el sérum, no olvides utilizarlo previo a la crema facial.

Beauty tips ¡Importantisimo! Siempre dejalo actuar unos minutos antes de continuar con aquellas soluciones, que sean más densas y que puedan contener aceites.

Ahora que sabemos las diferencias y sus beneficios, podemos recurrir a estos productos para que nuestro rostro se vea de la mejor manera, teniendo en cuenta cuáles son nuestras necesidades específicas y cuál se adapta mejor a nuestra rutina de cuidado. Incluirlo en tu rutina diaria, permitira que la piel se encuentre más hidratada, tonificada, radiante y fortalecida, es decir, visiblemente más saludable. ¡Es tiempo de cuidar tu piel! “La naturaleza, te da el rosto que tenés a los 20, dependerá de vos mantenerlo radiante hasta los 50.” Coco Chanel