Humectar o hidratar, no es lo mismo ¿Cuál es la diferencia y cuál necesito?

El agua, desempeña un papel central para garantizar que tu piel se mantenga saludable, suave y radiante, por lo que tiene sentido que cada paso del cuidado de la piel, esté lleno de productos que prometan, hidratar y humectar la piel. Pero, lo que muchas de nosotras no nos damos cuenta es que, a menudo no distinguimos la diferencia entre la “hidratación” y la “humectación”. Si bien ambas, son clave para proporcionar a la piel la nutrición necesaria, conocer la diferencia te ayudará a tomar la mejor decisión, cuando tengas que seleccionar  productos según las necesidades específicas de tu piel.

 

DEFINAMOS LO QUE SIGNIFICA "HIDRATAR" Y "HUMECTAR”.

La hidratación, es la absorción de humedad del aire que luego infunde agua a las células, para mejorar la capacidad de la piel de absorber, la humedad y los nutrientes.

La humectación, consiste en atrapar y retener la humedad, para construir la barrera protectora natural de tu piel. Esto, evitará cualquier pérdida de agua y asegurará que tu piel permanezca, suave y lisa.
 

Entonces, ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?

¿Alguna vez sentiste que tu piel parece que te está rogando que apagues su sed? Para eso existen, los hidratantes y humectantes. Ambos, trabajan para combatir la sequedad y la deshidratación, para lograr una piel joven y flexible.

Si tenes la piel seca, eso significa que tu piel, carece de aceite y necesita hidratarse. Si tenes la piel deshidratada, tu piel carece de agua y necesita hidratarse.

La hidratación hace que nuestra piel se sienta suave, pero no se mantendrá suave si no hay aceite para evitar que se escape esa hidratación. Si se escapa la hidratación, la piel termina seca y escamosa. Sin embargo, poner aceite sobre la piel deshidratada puede suavizarla visiblemente, pero aún le faltará esa sensación suave que proviene de la hidratación.

 

¿CÓMO SABER SI NECESITO UN HIDRATANTE, HUMECTANTE... O AMBOS? ¡Esta es una gran pregunta!

Si tu piel está seca o notas que es propensa a la piel seca y escamosa, es posible que tu barrera cutánea no se bloquee con la humedad. ¡Aquí, es donde entran las cremas hidratantes! Aplicá la crema hidratante para restaurar la apariencia regordeta e hinchada de tu piel. Esto es extremadamente útil durante el invierno, cuando tu piel es propensa a la sequedad.

Por otro lado, si sentís que tu piel está opaca con líneas de expresión y arrugas que tienden a volverse cada vez más notorias, puede ser que tu piel está deshidratada. Aplica, un hidratante para combatir este problema y dale la nutrición que tanto necesitas.

Si tu piel tiende a estar seca, es fácil asumir que una dosis saludable de humectante, es todo lo que se necesita para restaurar su aspecto regordete y su brillo juvenil. Si bien esto puede ser cierto a veces, también es posible que no esté seca, sino deshidratada. Y si esto último es cierto, entonces un hidratante es lo que necesitas para hacer el trabajo.

Para saber si tu piel está seca o deshidratada, es importante tomar nota de la condición de la misma. La piel, tiene una barrera lipídica natural que se protege del daño y la pérdida de agua. Si sos propensa a tener piel seca y escamosa, es una señal reveladora, de que no está produciendo suficientes células lipídicas para formar una barrera protectora, por lo que, no puede retener la humedad. Y ahí, es donde entran los humectantes.

El trabajo de un humectante, es reducir la cantidad de agua que se evapora de la piel, para minimizar la pérdida de agua transepidérmica. Se encierran y sellan en la humedad. La hidratación, es particularmente útil para la piel seca y descamación o descamación después de someterse a una exfoliación química, usando Retinol (derivado de la Vit A) durante el invierno.

Mientras tanto, si se trata de un cutis opaco y deslucido con líneas finas de expresión y arrugas cada vez más notorias, tu piel puede estar luchando contra la deshidratación. La piel deshidratada, significa que las células están resecas y sin agua. Cuando esto sucede, no están rellenos, voluminosos y parecen encogidos colectivamente. Las personas, pueden tener piel hidratada pero seca o piel deshidratada pero humectada. Idealmente, queremos células hidratadas, hinchadas y voluminosas, que tengan humedad tópica bloqueada en ellas.
 

¿CUÁL ES EL HIDRATANTE O HUMECTANTE ADECUADO PARA MI TIPO DE PIEL?

Beber mucha agua sigue siendo la forma más fácil de hidratar la piel, pero las personas con piel deshidratada pueden querer complementarse con un hidratante tópico que se adhiera y atraiga el agua hacia las células. Los humectantes naturales, permiten que la piel mejore su capacidad de hidratarse con el tiempo, así que busca productos que contengan ácido hialurónico, aloe, miel, alfa hidroxiácidos y extractos marinos. Los humectantes sintéticos, la glicerina, la urea y el propilenglicol, son algunos de los ingredientes, que debes investigar de cerca.

Los ingredientes hidratantes, son generalmente apropiados para todo tipo de piel. Son solubles en agua, no obstruyen los poros y deben estar desprovistos de alcoholes para que no sequen ni irriten activamente, la superficie de la piel.

En cuanto a las cremas hidratantes, hay una amplia variedad de opciones en términos de fórmula e ingredientes. Las cremas hidratantes, pueden ser más ligeras o más pesadas y formuladas, para diferentes estaciones y diferentes tipos de piel. Los meses cálidos y sudorosos de primavera/verano, pueden requerir un gel ligero o una loción ligera, mientras que el clima seco / frío y ventoso de otoño/ invierno, puede requerir productos más pesados ​​con ceramidas, aceites (coco, almendras), mantequillas (karité o cacao) o dimeticona. Estos ingredientes, son conocidos no solo por sus efectos hidratantes y nutritivos, sino también por su capacidad para contrarrestar los signos del envejecimiento y el daño de los radicales libres.

Para elegir qué humectante es mejor para tu tipo de piel, debemos tener en cuenta lo siguiente:

Para la piel propensa al acné, un humectante ligero y sin aceite funciona mejor, generalmente en forma de loción. Estos, tienen menos aceite y más contenido de agua. Para pieles mixtas, una loción o crema funcionará bien, mientras que un serum o una crema más emoliente, es lo mejor para la piel seca.

Para obtener mejores resultados, los hidratantes y humectantes deben aplicarse por la  mañana (antes del protector solar) y noche.
 

HIDRATAR DE ADENTRO HACIA AFUERA.

Trata de beber mucha agua. Agrega alimentos ricos en agua como sandía, frutilla y pepino. Estos, pueden ayudarte a darle a tu cutis y cuerpo, la hidratación que necesita para verse y sentirse mejor.
 

¿QUÉ RECOMENDAMOS PARA TU RUTINA DIARA DE CUIDADO DE LA PIEL?

 En primer lugar, nunca es demasiado temprano para comenzar una rutina de cuidado de la piel y, si es posible, debemos inculcar esto en las mentes de los jóvenes, lo antes posible. Realmente, no podes crear una tez juvenil más adelante, solo podes mantener la que tienes ahora. Comenzar con una buena rutina de cuidado de la piel, que consista en los productos e ingredientes correctos, es crucial para mantener y mejorar tu piel.

Elimina completamente el maquillaje con toallitas desmaquillantes o agua micelar. Seguí con un limpiador, para eliminar aún más el maquillaje residual, así como la suciedad y los contaminantes. La piel más seca disfrutará de un limpiador con vitamina C, ya que es suave y no usa exfoliantes ni ingredientes agresivos, para quitar la piel ya deshidratada. Incluso la piel seca y deshidratada, necesita exfoliación. Dos o tres veces por semana, usa un exfoliante, para eliminar suavemente las células muertas y secas de la piel. Continua, con un serum. Recomendamos, usar ácido hialurónico para unir aún más el agua a la piel, mientras dormís. Sentite libre de mezclar con otro serum de retinol, para ayudar en el recambio celular y ayudar a reducir la aparición de líneas finas. No olvides aplicar tu crema para el contorno de ojos, por la noche. Usa una crema de noche hidratante o una crema de retinol. Por la noche, es mejor usar las texturas más pesadas, ya que la piel está trabajando en la reparación, regeneración de las células, y la humedad adicional, ayudara a bloquear todos los ingredientes activos que se acaban de aplicar.

Beauty tips: A medida que cambian las estaciones, tu piel también lo hace, no tengas miedo de mezclar y colocar productos de manera diferente.
 

La próxima vez que navegues por el pasillo del “cuidado de la piel”, en busca de tus productos favoritos, recordá que "hidratar" y "humectar" no son sinónimos. Cada uno, aborda diferentes preocupaciones, pero ambos son increíblemente beneficiosos para la salud general de tu piel. Al aprender exactamente cómo le gusta beber a tu piel, maximizas tu camino hacia la piel hidratada y humectada.