¿Sabés qué es la luz azul visible y qué efectos tiene sobre nuestra piel?

Como si la exposición a los rayos UV de la luz solar no fuera lo suficientemente mala, la piel tiene otro enemigo que intenta robar tu juventud y salud: la luz visible de alta energía (HEV), también conocida como luz azul. La luz HEV proviene principalmente del sol, pero también la emite tu celular, tableta y pantalla de computadora. Por cualquier nombre y de cualquier fuente, la investigación está demostrando cuán destructiva es la luz HEV para la piel. En esta nota, vamos a contarte sobre el daño de la luz visible y cómo podes proteger tu piel.

¿Qué es la luz HEV y en qué se diferencia de la luz UV?

El espectro de luz visible, es decir, lo que el ojo humano puede ver, emitido por el sol,  está formado por los colores del arco iris, con longitudes de onda de 390 nm a 700 nm (nm = nanómetro, una medida de longitud, específicamente, 1 billonésima parte de un metro).

La luz UVA y UVB del sol cae en la categoría de luz invisible; no podemos ver estos rayos, pero están presentes durante las horas del día, afectan la salud y la apariencia de tu piel. La luz UVB del sol provoca quemaduras solares y su luz UVA provoca daños más profundos, como la pérdida de firmeza.

La luz HEV (luz azul) que emite el sol y tus dispositivos electrónicos oscila entre 380 nm y 500 nm, un poco más que el rango de luz UVA, pero superpuesto con él. Curiosamente, el rango de la luz azul varía según la investigación que estés leyendo, y algunos científicos la sitúan más fuertemente en el rango de 400-450 nm en términos de daño a la piel.

Independientemente de los números exactos, con certeza no es exagerado decir que el daño progresivo que la exposición no protegida a la luz UVA y UVB causa a la piel, es ultravioleta. Como resultado, el daño de la luz HEV no está muy lejos.

La luz azul del sol, es la razon de por qué en un día sin nubes vemos el cielo azul. Pero, a diferencia de la radiación invisible UVA y UVB, que no es un problema después del anochecer, la amenaza de la luz azul no se detiene cuando se pone el sol.

Tal como mencionamos anteriormente, la luz HEV también es emitida por dispositivos comunes que usamos o estamos expuestos a todo el día: televisores, bombillas fluorescentes, dispositivos de luz en el hogar para el acné, monitores de computadora y celulares.

 

Entonces, ¿qué podes hacer para proteger tu piel de la luz HEV?

La aplicación diaria de un protector solar de amplio espectro, es la primera opción lógica, dado que el sol emite una gran porción de luz azul de la que el protector solar puede proteger. Pero no busques cualquier protector solar: selecciona uno con un SPF 30 o superior y que contenga muchos antioxidantes, una combinación comprobada por investigaciones.

 

¿Qué pueden hacer los antioxidantes para mi piel?

 Así como la exposición a la luz UVA y UVB desencadena una cascada de daño oxidativo en y dentro de la piel, también lo hace la luz azul. La sorprendente diferencia, es que la luz azul puede penetrar más en la piel que la luz UVA, causando un daño más profundo que finalmente aparecera como arrugas, textura rugosa y manchas marrones.

Los antioxidantes se encuentran en protectores solares bien formulados, así como en serums y humectantes. Cuando se aplican en la piel, productos cargados de antioxidantes, estós ayudan a defender y minimizar la reacción en cadena del daño, antes de que afecte visiblemente tu piel.

 

Otros consejos para proteger tu piel de la luz HEV son:

- Usá lentes de sol grandes y envolventes con lentes oscuros que tengan una clasificación UV, ya que la porción de luz azul del espectro visible también puede dañar tus ojos.

- Si tu trabajo te tiene mirando la pantalla gran parte del tiempo, considera el uso de "anteojos de computadora". Estos anteojos teñidos de amarillo, bloquean la luz azul que emiten la mayoría de los monitores modernos.

¿No sos fanática de los anteojos? Podes instalar protecciones que bloqueen la luz azul de tu celular, tabletas y monitores de computadora.

- Habilita la configuración del "modo nocturno" en tus dispositivos digitales portátiles de forma permanente, lo que reduce significativamente la luz azul en favor de la luz amarilla inofensiva.

 

La luz HEV ¿tiene un  lado bueno?

Sabemos que la información en esta nota, no pone a luz azul, como la mejor luz; Sin embargo, la verdad en belleza es que cierta exposición (segura) a la luz azul también es buena para nosotras. La exposición rutinaria a la luz azul, preferiblemente a la luz del día, ayuda a regular el ciclo de sueño-vigilia de nuestro cuerpo, mejora nuestro estado de ánimo, nos mantiene alertas e incluso puede mejorar la memoria.

 

 

Es probable que nuestro uso de dispositivos electrónicos y pantallas no disminuya en el corto plazo. De hecho, probablemente sea seguro decir que a medida que la tecnología evoluciona, nuestro tiempo de pantalla solo aumentará. Si bien los investigadores aún tienen mucho trabajo por hacer para examinar cómo la exposición a la luz azul realmente puede afectar la piel con el tiempo, lo que sabemos hasta ahora es suficiente para hacernos pensar que proteger nuestra piel no es una mala idea. Si tomamos medidas preventivas ahora, podremos continuar manteniendo nuestra piel sana y mostrarle un poco de amor extra mientras dejamos que los científicos descubran exactamente a qué nos enfrentamos.