5 Consejos para cuidar la piel seca o deshidratada en invierno

Tu piel puede sentirse más seca y, a veces, opaca, con picazón e irritación durante los meses más fríos. Esto se debe a que el aire frío del exterior y el aire del aire acondicionado del interior son muy secos y eliminan la humedad de la piel. Al hidratar bien y cuidar tu piel durante el invierno, ayudás a devolverle su brillo natural y a que el maquillaje se vea mejor ya que las pieles bien hidratadas son definitivamente más suaves y muestran menos grietas.
Pero antes de continuar, es importante aclarar la diferencia entre pieles secas y deshidratadas. La piel deshidratada es un estado temporal. Su estructura no es seca, pero en un momento dado carece de agua o su escudo hidrolipídico está debilitado. La piel seca es un tipo de piel y significa que la estructura de su piel carece de lípidos. Ya sea seca o deshidratada, ambas pieles se beneficiarán de los siguientes consejos durante los meses más fríos!

1. Rutina de limpieza: Como esta es la base y la parte más importante del cuidado de la piel, es importante no agravar el problema utilizando productos que puedan irritar o secar la piel aún más. Mantenete alejada de los productos que contienen jabón y detergente, sulfatos y otros posibles ingredientes secantes e irritantes. Eligí siempre limpiadores específicos para este tipo de piel y usalo como el primer paso en tu rutina por la mañana y también por la noche para eliminar el maquillaje, la suciedad y las impurezas ambientales sin quitarle a tu piel su barrera contra la humedad.

2. Hidratar, hidratar, hidratar: Lo más importante durante los meses más fríos es hidratar la piel y ayudarla a retener y atraer la humedad durante todo el día. Es muy importante que se hidrate la piel con un humectante de calidad. Descartá los humectantes de baja calidad llenos de silicona que te brindan una sensación de hidratación "artificial" al cubrir tu piel con una película suave que se asienta sobre la piel y bloquea tus poros. Recomendamos una crema hidratante que incluya ácido hialurónico de calidad para hidratar las capas profundas de tu piel o algún aceite como el de jojoba, aceite de rosa mosqueta y otros que tienen beneficios naturales para la hidratación de la piel. Dado que todos los tipos de piel también pueden experimentar deshidratación en los meses de invierno, tené cuidado al seleccionar la crema hidratante adecuada para tu tipo de piel (piel sensible, piel mixta, piel propensa al acné, etc.).

3. Exfoliar y tonificar: La exfoliación regular es necesaria para eliminar las células de la piel escamosas y muertas, de modo que la crema hidratante que apliquemos sea absorbida completamente por nuestra piel y no por las células de la piel muertas que se encuentran en la superficie. Dependiendo de tu tipo de piel y sensibilidad, elegí el sistema exfoliante adecuado para vos (manual, con una esponja específica, geles exfoliantes, etc). Los tónicos también son importantes y necesarios por muchas razones. Una de ellas es aumentar tu nivel de hidratación. Se aconseja usarse justo después del limpiador y antes de un sérum o crema hidratante. Durante todo el día y encima del maquillaje, están totalmente recomendadas las Aguas Termales que nos brindan casi todas las marcas de dermocosmética, son un excelente complemento para mantener el rostro hidratado y fijar el maquillaje.

4. No nos olvidemos de nuestras manos y labios: El secado de las manos y el agrietamiento de los labios durante el invierno también es un problema común para todas las personas. Al día de hoy existen productos específicos para estas zonas de nuestro cuerpo. Generalmente las cremas para manos se absorben muy rápido y tienen texturas muy ligeras, lo que hace que no tengamos que esperar para poder salir o seguir con lo que estábamos haciendo. Los labiales para cuando tenemos la boca con grietas y lastimada por el frío son un poco más pesados (en su textura) pero una bendición cuando tenemos esos dolores enormes al momento de reirnos. Siempre llevá uno en la cartera!

5. Estilo de vida: Asegurate de tomar mucho agua. La piel deshidratada necesita una ingesta adicional de agua durante el día, esto es FUNDAMENTAL. También miremos de cerca nuestra dieta, hay que comer alimentos ricos en Omega 3 como el pescado graso (salmón), aceite de linaza, semillas de chía y por supuesto mucha fruta. Un excelente complemento para nuestro hogar es un humidificador a su espacio interior o un tazón de agua junto a una fuente de calor para mantener la humedad.