Dermatitis atópica: Toda lo que necesites saber sobre esta afección de la piel

La dermatitis atópica es una afección que causa picazón, enrojecimiento, sequedad y agrietamiento de la piel.
Es más común en los niños, que a menudo se desarrolla antes de su primer año de vida. Sin embargo, también puede desarrollarse por primera vez en adultos.
Por lo general, es una afección crónica (a largo plazo), aunque puede mejorar significativamente, o incluso desaparecer por completo, en algunos niños a medida que crecen.
Esta afección hace que la piel se vuelva seca, resquebrajada, adolorida y roja, a parte de producir una incómoda picazón. Algunas personas solo tienen pequeñas manchas de piel seca, pero otras pueden experimentar una piel roja e inflamada en todo el cuerpo.
Aunque la dermatitis atópica puede afectar cualquier parte del cuerpo, afecta con mayor frecuencia las manos, el interior de los codos, la parte posterior de las rodillas y la cara y el cuero cabelludo en los niños.
Las personas con dermatitis atópica por lo general tienen períodos en que los síntomas son menos notables, así como períodos en que los síntomas se vuelven más graves (brotes).

La causa exacta de la dermatitis atópica es desconocida, pero está claro que no se trata de una sola cosa. A menudo ocurre en personas que tienen alergias, "atópica" significa sensibilidad a los alérgenos.
Puede darse en familias y, a menudo, se desarrolla junto con otras afecciones, como el asma y la fiebre del heno.
Los síntomas de la dermatitis atópica a menudo tienen ciertos desencadenantes, como jabones, detergentes, estrés o el clima. A veces, las alergias a los alimentos pueden jugar un papel importante, especialmente en niños pequeños con eczema severo.
Es posible que le pidan que lleve un diario de alimentos para tratar de determinar si un alimento específico empeora sus síntomas. Las pruebas de alergia  no suelen ser necesarias, aunque a veces son útiles para identificar si una alergia alimentaria puede desencadenar síntomas.

Los tratamientos para la dermatitis atópica pueden ayudar a aliviar los síntomas y muchos casos mejoran con el tiempo.
Sin embargo, actualmente no existe cura y el eczema grave a menudo tiene un impacto significativo en la vida diaria, que puede ser difícil de enfrentar física y mentalmente. También hay un mayor riesgo de infecciones de la piel.
Se pueden usar muchos tratamientos diferentes para controlar los síntomas y controlar el eczema, como por ejemplo:
Técnicas de autocuidado: Como reducir el rascado y evitar los disparadores.
Emolientes (tratamientos hidratantes): Se utilizan a diario para pieles secas.
Corticosteroides tópicos: Se utilizan para reducir la hinchazón, el enrojecimiento y la picazón durante los brotes (recetados por médicos).

Algunos consejos para ayudar a prevenir y controlar los brotes de dermatitis atópica:
1. Limite el contacto con sustancias irritantes, incluidos productos de limpieza para el hogar, detergentes, jabones fuertes, aguarrás y otros disolventes.
2. Lávese las manos con agua tibia y jabón suave, séquelas con suavidad, pero completamente, después del lavado, y aplique una crema hidratante inmediatamente después.
3. Si va a trabajar cerca con agua u otros irritantes, use guantes de vinilo o plástico para protegerse las manos. Tome descansos ocasionales para quitarse los guantes para evitar la acumulación de sudor, y quítese los guantes si entra agua.
4. Use ropa hecha de algodón suave o una mezcla de algodón. La lana y algunos tejidos sintéticos pueden irritar la piel.
5. Aplique cremas o lociones inmediatamente después del baño.
6. Use un humectante para la piel todos los días para mantener su piel suave y flexible, y para evitar que la piel se agriete. Evite los humectantes con fragancias e ingredientes adicionales, que pueden irritar la piel.
7. Aprenda a manejar el estrés, lo que puede provocar un brote de dermatitis atópica.