¿Cuáles son las causas de la caí­da del cabello?

En la actualidad, la caída del cabello se está convirtiendo en una preocupación creciente para las mujeres. La causa más frecuente está relacionada a factores asociados al stress, debido a las múltiples ocupaciones que suelen afectarla.
El pelo durante su evolución atravieza tres etapas o ciclos de crecimiento: Fase anágena, fase catágena y la última que es la fase telógena. Se calcula que en el hombre la fase anágena tiene una duración de unos tres años; la 
catágena, de tres semanas, y la telógena, unos tres meses.

Cada folículo piloso tiene su propio ciclo de crecimiento, siendo totalmente independiente de los de su alrededor. En un cuero cabelludo normal, se observa un 13% de los folículos en fase telógena y un 1% en catágena, lo que supone que, considerando que hay entre 100.000 y 150.000 cabellos, diariamente se han de caer entre 35 y 100 pelos por día.

En la inmensa mayoría de los casos, la calvicie o alopecia es un proceso natural.
Tiende a darse en familias, por parte materna o paterna. El patrón habitual es de un retroceso de la línea capilar frontal del cabello al tiempo que se va perdiendo el de la parte superior de la cabeza. En algunos varones, estas zonas de calvicie acaban por confluir, y finalmente puede producirse una pérdida de pelo en todo el cuero cabelludo.

En la mayor parte de las mujeres se produce una pérdida gradual pero leve de cabello durante toda la vida. Nuevamente se trata de un proceso normal, aunque puede ser angustiante. En los hombres o en las mujeres, la pérdida de cabello puede comenzar  después de cualquier episodio de tensión importante, intervención quirúrgica, enfermedad o accidente; pero generalmente vuelve a crecer a lo largo de las semanas o meses siguientes. Este cuadro se llama alopecia areata. También se puede ver caída importante del cabello después de procesos febriles, entre el 3° y 6° mes del postparto, lo que se conoce como efluvio telógeno. Este cuadro es reversible a en pocos meses posteriores a la suspensión de la lactancia.

Hace aproximadamente 15 años se empezó a observar que en estas mujeres si se le aportaban determinadas vitaminas y proteínas no solo disminuían el ritmo de caída del cabello sino que era fortalecido dándole mejor calidad. Ese efecto también ocurría sobre las uñas que aumentaban su grosor y resistencia. Entre los suplementos que se fueron desarrollando están la Cistina, Zinc, Biotina y el Calcio, todos claves en la conformación del pelo desde su nacimiento.

Sin embargo, hay un elemento que viene a revolucionar el enfoque de tratamiento en los últimos tiempos y se trata del colágeno hidrolizado (CH).

El colágeno está presente no solo en nuestros huesos, articulaciones, tendones, ligamentos y piel, sino también en todos los tejidos musculares lisos, en los vasos sanguíneos y en otros órganos. También es un componente principal de nuestro cabello y uñas. La mayor parte del colágeno de nuestro cuerpo es de tipo 1.

Con el paso del tiempo la generación por el propio organismo va disminuyendo en calidad y en cantidad por lo que se hace indispensable la reposición de ese componente ya que existen diferentes tipos de colágeno en función de las partes del cuerpo.

En nuestro organismo, existen diferentes células responsables de su producción. Las células generadoras de pelo y uña a partir de aminoácidos específicos y especialmente del CH generan estructuras que otorgan a la fibra capilar y a la lámina ungueal gran resistencia así como flexibilidad que aseguran su vida prolongada y de mejor calidad.

Es importante destacar que la única forma de colágeno con efecto biológico es el hidrolizado ya que asegura su absorción y acción directa.

El CH se absorbe en su totalidad al ser ingerido por vía oral y observándose clínicamente sus efectos a partir del segundo o tercer mes, sin ningún riesgo de efecto adverso, y sus 3 componentes principales hidroxiprolina, glicina e hidrolisina van directamente al folículo piloso y a la matriz ungueal para ejercer su acción.

En él, van a participar de la generación del cabello siendo indispensables para la conformación de un pelo fuerte, elástico y con brillo. Este pelo por acción del CH va a ser estructuralmente más resistente por lo que rápidamente va a detener la caída del cabello mejorando a la vez su calidad. El colágeno que se ingiere vía oral además de actuar motu propio, es un importante estímulo para la síntesis de colágeno por las propias células del organismo que se hallan en el folículo piloso y en la matriz ungueal.

Hoy el colágeno hidrolizado se constituyó en una herramienta eficaz, utilizada a nivel mundial, para el tratamiento de la caída del cabello.