Artritis vs Artrosis ¿Es lo mismo?

¿Hinchazón, rigidez o dolor de las articulaciones? Comparten síntomas pero los orígenes son distintos, a pesar de lo que la gente cree, no son la misma enfermedad. A continuación te contaremos las diferencias y similitudes de las mismas.

Comencemos a investigar un poco más sobre estas enfermedades que afectan las articulaciones. Podemos decir entonces que, tanto la artrosis como la artritis son enfermedades reumáticas ¿Qué significa eso? Son patologías musculoesqueléticas en las que se ve afectado el tejido conectivo. 

¿Y te preguntarás las causas?
La artrosis es una enfermedad crónica no autoinmune degenerativa que puede aparecer entre los 40 y los 60 años, producto del degaste del cartílago, es decir, la membrana que hay entre los huesos. Pero, ¡Tenemos buenas noticias! Si bien se trata de una enfermedad crónica e irreversible, también es curable.

 

¿Síntomas?
Los huesos rozan entre sí, provocando dolor y rigidez. El dolor empeora con el movimiento.  Si bien anteriormente, destacamos una franja de edad, esto puede variar en edades más tempranas, como en los deportistas profesionales, personas con obesidad, etc.

En cambio, en la artritis, la zona repercutida es la membrana sinovial, una capa de tejido que recubre la capsula articular y envuelve las articulaciones.  El principal síntoma de esta enfermedad es la inflamación causando la rigidez,  pero también hay otros menos comunes relacionados a la articulación como  fiebre, malestar, inapetencia y/o pérdida de peso.  El reposo aumenta el dolor.  Las causas pueden ser diversas: Traumatismos, infecciones (casos temporales),  autoinmunes (Artritis reumatoide o psoriásica) o incluso el estrés y el tabaquismo. Puede ser o no crónica, y frecuentemente se lo asocia a otras enfermedades, como por ej., la gota. No hay límites para la aparición.

Entonces, como decíamos más arriba ambas enfermedades se presentan con dolor, rigidez e hinchazón, pero existen algunas diferencias, te hacemos un breve resumen:

La duración de la rigidez al levantarse por la mañana, en el caso de la artrosis, dura unos minutos, mientras que en la artritis dura por lo menos una hora después de levantarse.

El dolor de la artrosis es mecánico, es decir, que molesta más al moverse, mientras que en el caso de la artritis, el dolor empeora con el reposo.

La artrosis provoca dolor en las zonas afectadas y suele estar más localizado, sobre todo en zonas más propensas al desgaste, como la columna, las caderas, las rodillas, y /o en los dedos. En cambio, en la artritis el dolor es más generalizado, aunque se siente más en las zonas más móviles, como manos y pies, muñecas, hombros, codos, caderas y rodillas. Suele aparecer primero en las articulaciones más pequeñas.

Hay síntomas que solo aparecen en caso de artritis, como fiebre ligera, hormigueos, enrojecimiento, malestar y/o cansancio. El caso de la artrosis, se manifiesta como entumecimiento o crujidos en los huesos al moverse. Además, en la artritis, los síntomas suelen evolucionar en forma de brotes sintomáticos, mientras que la artrosis los síntomas son más lineales.

Al realizar un diagnóstico, también se presentan diferencias, mientras que en muchos casos con hacer una prueba de imagen alcanza (radiografía, ecografía, etc.) para aproximarse a un diagnóstico de artrosis, en el caso de la artritis es más complejo y se necesitan pruebas adicionales, como análisis de sangre o del líquido sinovial.

 

Para despedirnos te dejamos ¡Una yapa! te presentaremos un producto que puede hacerte olvidar de este malos tragos.

Aunque la artrosis es una enfermedad degenerativa que no tiene cura, sí se pueden atenuar los síntomas con fármacos analgésicos, como el paracetamol, y antiinflamatorios, como el ibuprofeno. En el caso de la artritis, dependerá del origen de esta.

Además, pueden administrarse protectores del cartílago o tratamientos intraarticulares para controlar de los síntomas, como es el caso del “Ultraflex”. Ultraflex es un suplemento dietario a base de Vitamina C con Colágeno Hidrolizado de origen francés y acido hialuronico. Nutrición interior para articulaciones y huesos. La dosis más eficaz de colágeno, con aval científico. Tiene gusto a limón, y cada lata alcanza para un mes de tratamiento. El tratamiento recomendado es por tres meses. No aporta calorías. Entre sus beneficios podemos destacar: Ayuda a aumentar la energía y la vitalidad, disminuye el riesgo de lesiones, protege los tejidos conectivos, alimento funcional y contiene proteínas fácilmente digeribles.
También está la opción, dirigida a los deportistas profesionales o de alto rendimiento, “Ultraflex magnesio”.

En ambos casos, una vez diagnosticada la enfermedad, se recomienda:

- Evitar la obesidad y el sobrepeso.

- Hacer regularmente ejercicio suave para fortalecer las articulaciones y el cartílago, para fortalecer la musculatura y mejorar la movilidad y, sobre todo, el estado de ánimo. Ejercicios como la natación, el tai chi y el yoga son muy beneficiosos.

- Un diagnóstico prematuro de ambas enfermedades permitirá ralentizarlas y que el paciente gane en calidad de vida.